febrero 17 2020

Claves para prevenir la violencia contra la mujer desde el núcleo familiar

Los casos de violencia contra la mujer no son individuales, trascienden al núcleo familiar, a la sociedad y al país entero, vulnerando los derechos de miles niñas, niños y adolescentes.  Por ello, es necesario que todas y todos tengamos un rol activo en la prevención.

>LEE: Claves para una crianza positiva

¿Qué hacer desde casa para prevenir este tipo de violencia de género? Sigue las siguientes recomendaciones para fortalecer tu familia y contribuir a eliminación de la violencia contra la mujer:

1. Ejerce una crianza en equidad

Una de las principales causas de la violencia contra la mujer es la desigualdad. Por ello, el papel de las madres y padres de familia es fundamental para la construcción de una sociedad con equidad de oportunidades y libre de violencia.

La familia debe “plantar” en la niñez la semilla de las relaciones equitativas y respetuosas.

Los papás tienen la corresponsabilidad de no promover estereotipos culturales en sus hijas e hijos, normas sociales discriminatorias que solo contribuyen a las brechas de género al establecer una jerarquía entre lo masculino y lo femenino. Además, deben ser referencia y brindar una crianza positiva que reflexione sobre el impacto de la violencia en el futuro de la sociedad.

2. Cumple una paternidad activa y consciente

Mujeres y hombres deben cumplir un rol activo y consciente en la crianza de sus hijas e hijos, asumiendo la corresponsabilidad inherente a su condición de madres y padres de familia. No se trata de que los roles en la crianza sean iguales, se trata de que las dos personas encuentren un equilibrio con el único objetivo de contribuir al bienestar general de la familia.

El ejercicio activo de la paternidad es beneficioso para todas y todos en la familia: para las mujeres, pues estando menos sobrecargadas pueden emplear el tiempo de mejor manera; para las hijas e hijos, porque cuentan con modelos positivos de paternidad activa e igualdad de género; y para los papás, ya que les permite desarrollar una afectividad consciente.

Asimismo, la paternidad consciente implica comprender las necesidades de nuestras hijas e hijos, independientemente de las costumbres, mediante el aprendizaje y el diálogo abierto y amoroso entre progenitores.

3. Promueve nuevas masculinidades libres de violencia

Nuestra cultura promueve un modelo de género que le otorga mayor valoración a lo masculino por sobre lo femenino. Por un lado, en los hombres se incentiva la demostración de virilidad, la búsqueda del riesgo, el no demostrar emociones y el uso de violencia en determinadas circunstancias. Mientras que en las mujeres, se busca relacionarlas con la vulnerabilidad, lo emocional y la dependencia.

Actualmente, los nuevos modelos de masculinidad rechazan toda forma de violencia y se basan en la igualdad de mujeres y hombres para impactar de manera positiva en el futuro de la sociedad.

>LEE: Conoce nuestro trabajo para fortalecer a las familias en Perú