Cuando se cuida a una niña, niño, adolescente o joven, ellos pueden convertirse en su mejor versión.

Las niñas y los niños deberían crecer con sus familias biológicas. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de las autoridades competentes y el trabajo para fortalecer las familias, la separación familiar a veces es inevitable. 

En esos momentos —y según el dictamen de la autoridad competente— las niñas y los niños necesitan cuidados alternativos adecuados hasta que las circunstancias mejoren lo suficiente para que regresen a casa. En Aldeas Infantiles SOS Perú brindamos una alternativa de cuidado de tipo familiar, buscando el desarrollo integral de niñas y niños, considerando su situación particular y contexto.

 

 

Niñas, niños y adolescentes fueron atendidos de manera integral en el 2020. 

 

Acogimiento residencial de tipo familiar

A través de nuestro modelo de atención en Familias SOS, donde una profesional del cuidado acoge a un grupo de niñas, niños y adolescentes, y les brinda una atención individualizada en un entorno afectivo y protector.

Cuando la madre y el padre están ausentes, el vínculo entre hermanos es esencial. Por eso, en una Familia SOS procuramos que los hermanos biológicos permanezcan juntos.

 

Acogimiento con familia extensa o terceros

La separación de la niña, niño o adolescente de su núcleo familiar debe ser el último recurso y debe ser por el menor tiempo posible; por ello, en coordinación con la instancia administrativa o judicial se promueve el reintegro gradual con su familia extensa (tías, abuelos, otros) o terceros (no familiares, con quien tiene vínculo afectivo). Además, acompañamos a cada familia a través de un plan de trabajo acorde a sus necesidades.

Trabajo con adolescentes y jóvenes para su autosuficiencia

Para aquellas personas jóvenes que no han tenido posibilidades de reintegrarse con su familia, brindamos acompañamiento especializado y continuo para la vida posterior al cuidado alternativo, preparándolos para enfrentar nuevos desafíos, ingresar al mercado laboral formal y desarrollarse con autosuficiencia en la sociedad. Esto se realiza a través del acompañamiento que brindan los asesores juveniles.