21 noviembre 2018

Los retos del país para mejorar el acceso a la educación superior 

Un sistema educativo es eficiente cuando logra sus objetivos de enseñanza en un tiempo adecuado y con los recursos humanos y financieros suficientes. Por ello, si bien en el Perú el acceso a la educación superior ha crecido en los últimos diez años (del 42.1% al 61.4%, según cifras de la Encuesta Nacional de Hogares 2017), aún resulta insuficiente. Datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) señalan que somos uno de los países que destina menores recursos al sector educación, ubicándonos en el puesto 20 respecto a los demás países de Latinoamérica.

CIFRAS DE DESERCIÓN ACADÉMICA

Según el estudio realizado por la agencia de investigación Trendsity por encargo de Arcos Dorados Inc sobre deserción académica en jóvenes del Perú, hay 8.4 millones de jóvenes de 15 a 29 años, de los cuales el 77% desertaron sus estudios por dificultades económicas, el 38% por falta tiempo, el 35% por familias e hijos a cargo, el 24% por dificultades para asistir a clase (movilidad, distancia) y el 14% por dificultades en algunas asignaturas. Otro dato que llama a reflexión es que el porcentaje de muejres que estudian sigue siendo menor al de hombres. 

EL ROL QUE DEBE CUMPLIR EL ESTADO

Este estudio pone en evidencia que la pobreza es uno de los principales factores de deserción académica, así como la brecha de género en el acceso a la educación de mujeres, acentuándose más en las zonas rurales.  El gobierno como garante principal de los derechos debe asegurar una educación con equidad. La deserción académica genera un contexto de alta vulnerabilidad, ya que las personas que no concluyen sus estudios tienen menos oportunidades laborales y limitaciones a la hora de conocer y acceder a los derechos que la ley les otorga.

EL TRABAJO DE ALDEAS INFANTILES SOS EN APOYO A LOS JÓVENES

Aldeas Infantiles SOS Perú tiene un fuerte compromiso con el desarrollo integral de los jóvenes, y para ello cuenta con una estrategia nacional para contribuir en el logro de una vida independiente. Contamos con programas de empleabilidad y emprendimiento, programas de entrenamiento en habilidades sociales, entre otros. Este año, continuamos trabajando con más de 300 jóvenes de Aldeas infantiles SOS a nivel nacional.

Como parte de la sociedad civil, asumimos nuestra responsabilidad de incidir en la generación de estrategias articuladas para promover el acceso a una educación de calidad basada en las necesidades de los jóvenes. Solo así, estaremos contribuyendo a que los jóvenes sean agentes de cambio y parte del desarrollo del país.

Nancy Martinez

Escrito por:

Nancy Martinez