15 agosto 2018

Día internacional de la juventud

Aldeas Infantiles SOS, acompaña a los jóvenes que están dando el gran paso a la vida independiente.

En América Latina y el Caribe más de 350.000 niños, niñas, adolescentes y jóvenes han perdido el cuidado de sus familias por diversas circunstancias y se encuentran dentro del sistema de protección, en programas que ofrecen alternativas de cuidado.
 
Al alcanzar la mayoría de edad, estos jóvenes deben egresar y enfrentarse al desafío de iniciar una vida autónoma e independiente.
 
Este 12 de agosto, Día Internacional de la Juventud, Aldeas Infantiles busca visibilizar que, si bien el camino de los jóvenes hacia la vida autónoma e independiente siempre es un reto, este es aún más desafiante para aquellos y aquellas jóvenes que por diversas circunstancias crecieron en los programas de protección y cuidado. 
 
Para la gran mayoría, la independencia se da de manera más temprana, ya que el criterio no es la preparación, sino la mayoría de edad. Esto se traduce en que deban enfrentar la escasez de recursos económicos, vivienda y protección social. Así, muchos de ellos deben asumir responsabilidades de forma repentina,  sin el acompañamiento adecuado y con limitadas redes de apoyo familiares, comunitarias y sociales, lo que incide en su trayectoria educativa y laboral, forzándoles a posponer metas de estudio y acceder al mercado de trabajo en condiciones de informalidad.

Es por ello que, Aldeas Infantiles SOS trabaja en diversos programas, apostando al desarrollo de sus capacidades y al fortalecimiento de competencias para que puedan transitar progresivamente hacia su independencia de manera autónoma, segura y responsable.
 
Además, aboga para que los Estados visibilicen a estos jóvenes como una población en alta vulnerabilidad y aseguren condiciones de vida digna en la transición hacia la autonomía, mediante políticas públicas e iniciativas como programas y proyectos de preparación y acompañamiento para antes y después del egreso, apoyo económico, becas educativas y soluciones habitacionales.

En Perú

Aldeas Infantiles SOS Perú, brinda a cada joven un acompañamiento especializado y continúo de acuerdo a sus necesidades y contexto. Este se inicia desde que ingresan al servicio de Cuidado Alternativo Residencial (CAR) y cuando no tienen posibilidades de reintegrarse a una familia. Nuestras líneas de trabajo son:

1. Programa de jóvenes en Aldeas
Atención y cuidado residencial en una Aldea Infantil SOS, bajo el modelo de tipo familiar. El desarrollo integral en esta etapa es importante y decisivos para la posterior independización de los jóvenes. Los jóvenes aquí son menores a los 18 años de edad.
 
2. Comunidades juveniles
Espacios residenciales donde los jóvenes viven en grupos con acompañamiento y asesoría permanente de un profesional de cuidado. Aquí, tras su egreso del cuidado residencial, tienen la posibilidad de continuar desarrollándose y continúan recibiendo el apoyo de Aldeas Infantiles SOS para cubrir sus necesidades básicas (salud, educación, alimentación, vivienda, protección y otros que requiera).

3. Vivienda asistida
Opción de vivienda donde el joven tiene la posibilidad de vivir con su familia de origen, con un referente familiar, un hermano de casa o solo. Aquí reciben acompañamiento y asesoría frecuente por parte del profesional de cuidado. Se les apoya para el inicio de su vida independiente y en su transición hacia la plena autosuficiencia. La subvención de sus necesidades básicas es acorde a las necesidades particulares y con la contrapartida de la propia familia y el joven.
 
Tomar conciencia de la situación e iniciar acciones que permitan cambiar esta realidad es inminente en todos los países; para los jóvenes, mañana puede ser demasiado tarde. 
 
Celebremos juntos el Día Internacional de la Juventud  y acompañemos a estos jóvenes a dar #ElGranPaso