febrero 10 2020

Consecuencias de la violencia contra la mujer en las familias

En Perú, la violencia de género contra las mujeres no cesa. Durante enero del presente año ya se han registrado 23 feminicidios y cientos de tentativas por el mismo delito. Esta lamentable realidad refleja un alto nivel de violencia en la sociedad que no solo afecta a las víctimas, sino también a sus familias, principalmente, a sus hijas e hijos.

La Convención de la Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño establece que las niñas y niños de todo el mundo tienen derecho a crecer y vivir libres de toda forma de violencia.

En Aldeas Infantiles SOS Perú estamos comprometidos en visibilizar esta situación y sobre todo en mostrar y denunciar que existen graves consecuencias en la vida de las niñas, niños y adolescentes expuestos a este tipo de violencia de género en el núcleo familiar:

1. Vulneración del Interés Superior del Niño

La violencia física y/o psicológica ejercida sobre la madre pone en situación de riesgo de desprotección familiar a las hijas e hijos. Según el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), durante el 2019, 205 niñas, niños y adolescentes menores de 18 años quedaron sin cuidado familiar a causa de los feminicidios.

El estar expuestos a esta cadena de violencia contra sus madres hace que su desarrollo integral y derechos se vean afectados. Esta situación vulnera seriamente el Interés Superior del Niño, normativa por la cual el Estado y las autoridades tienen la obligación de garantizar el cumplimiento y la satisfacción de todos los derechos de la infancia.

2. Problemas conductuales y emocionales

La violencia contra la mujer afecta de manera muy directa al desarrollo físico y emocional de la infancia. Diversos estudios han determinado que las niñas, niños y adolescentes expuestos a violencia contra sus madres pueden presentar estrés crónico, ansiedad, depresión, retraimiento, problemas somáticos, problemas sociales, problemas de conducta y problemas de atención.

3. Bajo rendimiento y deserción escolar

La violencia contra la mujer también afecta el desarrollo infantil en el ámbito educativo. Al estar expuestos a violencia familiar presentan bajo rendimiento escolar y tienen mayor probabilidad de reprobar el año académico. Asimismo, se ha detectado que las niñas, niños y adolescentes cuyas madres fueron violentadas por su pareja presentan una menor asistencia a clases.

4. Perpetuación de una violencia generacional

Las niñas y niños expuestos a violencia en sus familias pueden empezar a normalizar actitudes violentas y de desigualdad, ya sea como agresor o como víctima. Además, esto puede producir la denominada “transferencia intergeneracional de la violencia”, es decir, que empiecen a reproducir estos patrones violentos tras haberlos absorbido como normales.

Nuestra organización trabaja todos los días para cambiar esta realidad desarrollando acciones orientadas a disminuir las brechas de género, considerando cada vez más la necesidad que tienen las niñas, niños y adolescentes de crecer en un seno familiar sin violencia.

>LEE: Feminicidios: niñas, niños y adolescentes quedan en estado de desprotección familiar