Astrid Fiedler


A pesar de que nunca quiso ser modelo, a los 25 años, la necesidad de pagar sus estudios de arte la introdujeron en ese mundo que ella consideraba banal. Desde ese momento le llovieron ofertas de trabajo que solía rechazar pues no le interesaba en lo absoluto trabajar con su imagen. Astrid era considerada como la “intelectual de la familia”. Una de esas ofertas fue la de un magazín femenino llamado “Oh! Diosas”; pero no fue hasta la segunda vez que la llamaron que asistió al casting, unas semanas después el trabajo era suyo.

Así empieza su carrera como conductora al lado de otra destacada, Almendra Gomelsky, con quien coanima el sintonizado  programa. Es nombrada “Embajadora SOS a favor de la Niñez Peruana” el año 2006, apoyando desde esa fecha las diversas actividades de Aldeas Infantiles SOS Perú.

"Apoyar a los niños y niñas de Aldeas me reconforta, pues me alegra poder ser parte de tan noble labor. A todos les digo que se unan a esta tarea y se conviertan en Amigo SOS".


self1.jpg