Aldeas Infantiles SOS habilitó 6 Hogares Comunitarios de Emergencia para damnificados de los huaicos

Más de 540 niños y niñas reciben atención directa en diversas zonas afectadas por los desbordes en Chosica y Huarochirí

1.jpg

Más de 540 niños, niñas y adolescentes damnificados por los huaicos en Lurigancho-Chosica y Huarochirí, así como sus respectivas familias, se encuentran recibiendo atención a través de seis hogares comunitarios de emergencia que puso en funcionamiento Aldeas Infantiles SOS Perú.

 

Los hogares comunitarios temporales fueron inaugurados en Campo Sol y Nuevo Horizonte (Carapongo) en Lurigancho-Chosica; en Cupiche y Daniel Hipólito (Ricardo Palma) y en Barba Blanca y Santa Ana (Callahuanca), en Huarochirí.

 

En estos espacios, que son infraestructuras acondicionadas cuyo funcionamiento está a cargo de las propias comunidades afectadas y que han sido orientadas por nuestra organización, se ha distribuido ayuda humanitaria y se está brindando apoyo en servicios de fortalecimiento familiar.

 

La implementación de estos lugares ha sido posible gracias a los Proyectos de Emergencia que vienen desarrollando nuestros Programas en San Juan de Lurigancho (Aldea Infantil SOS Zárate) y en Chosica (Aldeas Infantiles SOS Río Hondo y Esperanza).

 

Los hogares comunitarios de emergencia en las zonas de Campo Sol y de Nuevo Horizonte, en Carapongo (Lurigancho-Chosica) brindan atención a un total de 350 niños, niñas y adolescentes, de 0 a 12 años, que pertenecen a más de 340 familias afectadas por los huaicos y desbordes.

 

En los asentamientos humanos de Cupiche y Daniel Hipólito se ubican dos hogares comunitarios más que atienden respectivamente a 90 y 65 niños y niñas, de 3 a 6 años.

 

En Barba Blanca y Santa Ana se ubica el quinto y sexto hogar comunitario que recibe a un total de 37 niños y niñas, de 6 a 14 años, provenientes del mismo poblado de Barba Blanca, así como de la asociación Santa Ana.

 

En estos espacios se están ofreciendo a las familias damnificadas el servicio cuidado diurno de los niños y niñas, el mismo que incluye alimentación, nutrición y reforzamiento escolar. Asimismo, se ha programado talleres recuperación socioemocional dirigidos a los padres de familias.