Adolescentes de Aldeas infantiles SOS Pachacámac festejaron su Quinceañero con emoción y alegría



 

Para Aldeas Infantiles SOS es una satisfacción poder compartir alegrías, emociones y deseos de los participantes con quienes desarrollan vínculos afectivos. Es por ello que el programa de Aldeas Infantiles SOS Pachacámac tuvo una nocheespecial para celebrar los 15 años de Marleny, Yenni, Dionisia y Rosmeri, adolescentes participantes del servicio de acogimiento familiar.

Como parte de la celebración, se realizó una misa en la Parroquia Santísimo Jesús Salvador, ubicada en el distrito de Pachacámac, seguido por una sesión fotográfica en el parque central del mencionado distrito.
 
Al finalizar la sesión, los participantes, colaboradores e invitados se dirigieron hacia la Aldea, lugar en donde se desarrolló la fiesta.

Durante el evento, las Mamás SOS realizaron un brindis celebrando esa fecha tan especial, así como también bailaron la tradicional canción “Tiempo de vals”, en compañía  de las quinceañeras.
 


Además Marleny, una de las adolescentes homenajeadas, realizó una emotiva coreografía al son de los aplausos de los invitados.
 

Finalmente los participantes e invitados disfrutaron de la fiesta, coreando y bailando las canciones de su agrado. Esta celebración ha quedado en el corazón y en la mente de cada una de ellas, por cada detalle vivido en los preparativos y durante la fiesta.
 
 
Testimonios de las quinceañeras:
 
“Mi sueño se hizo realidad, no imaginé tener una fiesta con tantos hermosos detalles, nunca lo voy a olvidar".
Marleny
 
“Le doy gracias a Dios por haberme concedido la oportunidad de estar aquí en esta ocasión tan especial. Gracias a todos los amigos que hicieron posible esta noche para mí, sin su ayuda no sería posible”.
Yenny
 
“Nunca imaginé que me vestiría como una princesa, estaba muy nerviosa y al ver a mi mamá SOS junto a mí me calmé y pude bailar el vals, me divertí  mucho..”
Dionisa
 
“En el momento que mi mamá SOS me presentaba, a mí me dieron muchas ganas de llorar, miraba al frente y me decía a mí misma “quizá no merezco esta fiesta”, pero entendí que era mi momento y que mi historia personal no afectaría la alegría y felicidad que sentía…”
Rosmeri